UNIDAD I. 1920-1940.

La primera unidad comprende el periodo de 1917 a 1940. En esta unidad se explicara como el proyecto educativo se articula a las necesidades de reconstrucción  económica del país y al proceso de consolidación del sistema político mexicano, que transito desde la forma llamada como caudillismo revolucionario a una plena institucionalización que normo la vida política del grupo en el poder.

Para comprender como el proyecto educativo va a responder al proceso de construcción e integración del Estado mexicano en el siglo XX, es necesario explicarnos la lucha política que enfrento el grupo hegemónico contra las otras fracciones que aspiraban al poder (entre ellas,
la Iglesia). Lo anterior nos permitirá entender, por ejemplo, como el fenómeno de la centralización política se va a concretar no solo en la esfera de lo político, sino en las acciones educativas.

En esta lucha por el poder, el grupo que se erigió como el hegemónico, no posibilito mecanismos o canales de participación política, ni permitió la existencia de otro poder paralelo que le disputara la hegemonía ideológica y política, lo que conllevo a un proceso de concentración de poder en una pequeña elite gobernante.

La forma de gobernar, es para ellos, el aplicar su principio de autoridad. Así el «hacer efectivos» los principios inscritos en
la Constitución y particularmente en el articulo tercero constitucional es simplemente reclamar para el Estado el monopolio en educación (lo que resuelva en su favor el conflicto de poderes).

La disputa en torno al artículo tercero, no solamente pone en juego el poder ideológico del Estado revolucionario, sino que es una manifestación global que configura al proceso de consolidación del Estado en nuestra sociedad.

La función educativa constituye al estado en el principal prometer de la educación y esta se convierte en asunto de Estado, por eso el debate entre la gratuidad, laicidad y obligatoriedad, es fundamental para conocer las bases que le dan mayor legitimidad al estado para realizar la tarea educativa. El Estado se convierte así en el educador hegemónico y se presenta ante la sociedad como fiel garante y heredero legitimo del interés general de la nación.

Por ello, se analizara como el nuevo Estado, producto de una lucha popular, establece con la sociedad nuevas relaciones para legitimarse como grupo -que detenta el poder, por ello, no es raro que en esta primera etapa encontremos un discurso y ciertas practicas que recogen las demandas populares.

La constitución de 1917 se va a convertir en el paradigma de esa legitimación (artículos; 3°, 23 y 127) lo que sienta las

bases del nuevo pacto social.

En este nuevo pacto, el Estado se erige como rector absoluta de la vida económica y política del país y establece de inmediato una forma de gobierno que deja fuera las libertades democráticas así como el ejercicio de esa libertad. Su consolidación depende de las reglas del juego político que establezca la clase en el poder y la subordinación del movimiento obrero y campesino organizado.

En este largo proceso de institucionalización del Estado mexicano, se trataran los diversos conflictos y mementos de crisis que enfrento el grupo en el poder para impulsar un proyecto educativo que les garantizara un mayor consenso y legitimidad.

Así, el problema educativo no posibilitara un análisis razonado de la realidad mexicana, ya que a partir de este, se expondrán los actores eolíticos que debatieron en torno a lo educativo, así como los intereses que los motivaron a participar en el escenario político. En este devenir, se analizara el papel de
la Iglesia en materia educativa, así como el porque de su cuestionamiento permanente al monopolio del Estado educador, centrado este debate en el articulo tercero constitucional.

La educación socialista tiene un espacio relevante en este curso pues representa la radicalización de las acciones educativas del régimen para tener un mayor control sobre el aparato educativo nacional. En esta ultima parte es importante resaltar que la política educativa responde en gran medida a la puesta en marcha de la política de masas del cardenismo y concibe a la educación como un espacio donde se concreta la acción del Estado para llevar las demandas sociales a su máxima’ expresión. A su vez, el tema de la educación socialista nos permitirá valorar hasta donde la política implementada por Cárdenas era factible en el desarrollo económico y político del país.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: